Palma se cuela en la élite mundial del mercado de superyates de lujo (4 mayo 2017)

•Arranca la 34 edición del Salón Náutico con previsiones espectaculares para las Islas
•El ‘Maybe’ es el barco más caro: tiene 59 metros de eslora y está hecho en España
Un año más Palma se erige en capital mundial de la industria y el sector náutico gracias a una nueva edición del Boat Show (salón náutico), que arrancó ayer y se prolongará hasta el 2 de mayo en su espacio habitual, el recinto ferial del Moll Vell. Baleares es la comunidad líder en matriculaciones de embarcaciones en toda España y las principales autoridades de las Islas, así como patronales y empresarios del gremio, no faltaron a la cita.
Con un 10% más de expositores (244) que en 2016 y otro 20% más de embarcaciones expuestas (220), la edición número 34 del certamen aspira a consolidarse en el mercado internacional tras varios años exhibiendo las últimas novedades en embarcaciones de vela y a motor. Para materializarlo, seguirá con la receta que tan buenos resultados le ha dado hasta ahora, a la que añadirá importantes innovaciones.
De momento, lo que sí ha logrado ha sido situar a Palma en la élite del mercado internacional de superyates, aquellos con esloras superiores a 24 metros. Lo afirmaba ayer sin reparos la portavoz de la Asociación Española de Grandes Yates, Marta Iglesias, nada más inaugurarse el salón. «Baleares está muy bien representada a nivel internacional, de las 20 empresas más importantes del mundo, seis tienen oficina en las Islas», manifestaba, poco antes de reconocer que «Palma se ha convertido en un punto estratégico» para la náutica. Hasta el punto de que en todo el circuito del Mediterráneo, se ha colocado entre los tres mejores destinos de la zona.
Pero no sólo como destino, «sino también como lugar de reparación de embarcaciones», apostilla Iglesias. En los últimos años la puesta a punto y los trabajos de mantenimiento de estos barcos «han crecido mucho en Mallorca» y se ha trasladado al certamen. De hecho, una de las novedades más destacadas del salón es la creación del Repair&Refit Show, un área destinada exclusivamente al mantenimiento, reparación y modernización de superyates.
La zona, ubicada en el Palma Superyacht Show, contará con 1.100 metros cuadrados que acogerán 21 expositores directos. El Repair&Refit Show, destinado a un público profesional, tendrá una entrada propia comunicada con el resto de la feria.
El éxito del Boat Show de Palma es tal que las perspectivas de negocio «son muy buenas para este año». Según Iglesias, «en los últimos años siempre se han vendido al menos dos superyates durante el certamen, además de varias operaciones de alquiler de barcos», por lo que se puede concluir que en la edición actual la cifra de negocio aumentará. Si bien no se atrevió a aportar cifras concretas, sí reveló que «esta feria está ya en el calendario de todos los clientes que buscan yates para comprar», lo que da una idea del auge que ha experimentado con los años. Eso sí, la primera sigue siendo indiscutiblemente Mónaco, aunque en la categoría de grandes veleros ha sido superada por Palma.
La clave, en palabras de Iglesias, es que en el certamen palmesano no se apuesta por demostraciones o exhibiciones, sino que se va al negocio puro y duro, la «venta y el chárter de las embarcaciones». Pese a que este año hay muchos más yates de motor de gran eslora (unos 65) no hay intención de seguir creciendo en número de barcos. «Apostamos por la calidad más que por la cantidad», sostiene la portavoz de la asociación de grandes yates.
No obstante, no todo son parabienes. Iglesias lamentó ayer la dificultad que hay cada año para distribuir todas las embarcaciones en el espacio disponible. «Hay que hacer verdaderos tetris», se quejó. «Un problema de calado» tiene la culpa. No hay el suficiente y eso obliga a los organizadores a romperse la cabeza para que todo quede bien.
La presidenta del Govern, Francina Armengol, acudió a la inauguración del certamen y destacó durante el paseíllo por las instalaciones su consolidación, pues «es todo un referente a nivel internacional» para una industria que en Baleares vive un «muy buen momento». Así lo demuestran, señaló, los 3.000 puestos de trabajo de «calidad» que genera en las Islas y el crecimiento de actividades concretas, como la de reparación y mantenimiento, que gozan de un buen ritmo de trabajo todo el año, especialmente en invierno.
Una ‘joya’ flotante de 35 millones de E acapara todas las miradas
Con sus 59 metros de eslora, capacidad para 12 pasajeros (en seis camarotes diferentes) y una tripulación integrada por 16 personas, el Maybe es el superyate más caro de todo el Salón Náutico de Palma. Está a la venta por casi 35 millones de euros y ha sido construido íntegramente en España (Galicia), lo que abarató los costes un 30% aproximadamente. No es de extrañar, por tanto, la curiosidad que despertó ayer entre todos los visitantes de la feria.
La historia de esta embarcación se remonta a 2007, cuando el empresario Fernando Fernández Tapias encargó al astillero Factoría Naval de Marín un yate de 59 metros de eslora, cinco cubiertas, piscina, ascensor panorámico y un camarote para el armador de 60 metros cuadrados. Eran otros tiempos, aunque con la llegada de la crisis el barco se quedó a medio hacer. Tuvieron que pasar nueve años para completar la construcción de este mastodonte del mar y ahora está a la venta por un precio sólo apto para los bolsillos más pudientes.
Rebautizado como Maybe, Camper & Nicholsons, compañía especializada en venta y chárter de barcos de lujo, lo exhibió ya en el Monaco Yatch Show en septiembre del año pasado. El Maybe aparece en el catálogo de la firma que lo comercializa, detallando todo lo que guarda en su interior. Diseñado por Acubens Naval Architects y con interiores de Toni Colom, del estudio barcelonés Marcelo Penna Yacht Design, la embarcación destaca por su «elegancia y agilidad» y capacidad de cruzar océanos gracias a una autonomía de 5.000 millas, tal y como publicó Nauta360.
El corazón de esta joya flotante es una escalera de caracol que conecta todas las cubiertas y la principal está concebida como una casa, con grandes espacios libres, un enorme salón y comedor. En la parte superior, donde está ubicado el puente de mando, hay otro salón junto a dos zonas de sofás, una sala de cine y un camarote VIP doble. Y como no podía faltar en una embarcación de estas características, el Maybe dispone también de un helipuerto.
Equipado con dos motores Caterpillar de 2.682 caballos de potencia, el yate de recreo más grande diseñado y construido en España alcanza una velocidad máxima de 17 nudos, 14 de crucero.
Camper & Nicholsons remarca que el Maybe es el barco de recreo más grande diseñado y construido en España. Cierto es que existe una embarcación de mayor eslora, el Naia -74 metros-, pero ésta fue construida en 2011 por el astillero vigués Freire Shipyard como barco oceanográfico y con un diseño procedente de un estudio inglés.

Palma se cuela en la élite mundial del mercado de superyates de lujo _ Balea

http://www.elmundo.es/baleares/2017/04/29/5904502946163fa2738b4667.html

 

Esta entrada fue publicada en Prensa. Guarda el enlace permanente.