Los March se desprenden de su participación en el gestor de puertos deportivos Ocibar (29 julio 2015)

La transacción reportará unos ingresos de 16,13 millones de euros a Corporación Financiera Alba, correspondientes al 21,66% que soportaba la entidad dentro del paquete traspasado.

Artá Capital, la gestora de capital riesgo del Grupo March, ha materializado hoy la venta de la participación del 29% que tenía en Ocibar, operador especializado en la construcción y gestión de instalaciones naútico-deportivas explotando en régimen de concesión y cuyo principal activo es Port Adriano (en Calviá, Palma de Mallorca), en una operación valorada en alrededor de 20 millones de euros.

La transacción reportará unos ingresos de 16,13 millones de euros a Corporación Financiera Alba, correspondientes al 21,66% que soportaba la entidad dentro del paquete traspasado, importe del que deriva una plusvalía bruta consolidada de 8,7 millones, según explica el hecho relevante enviado a la CNMV.

Artá transmite esa posición a Asúa Inversiones, vehículo inversor de la familia Urrutia, para quien la compra significa ampliar su participación al 35%, porcentaje con el que se convierte en el segundo accionista de Ocibar. La familia Zaforteza continúa siendo propietario de referencia.

El consejero delegado de Ocibar, Antonio Zaforteza, explica que la empresa “ha cerrado con éxito un importante ciclo de la mano de Artá Capital que ha permitido que Port Adriano se convierta en un puerto de referencia del Mediterráneo. Con la incorporación de un socio de largo plazo como Asúa Inversiones contaremos con la capacidad necesaria para afrontar proyectos de futuro”.

En los últimos años, Ocibar ha acometido la ejecución del proyecto de ampliación y remodelación de la zona comercial de Port Adriano, que actualmente dispone de 400 amarres para pequeñas esloras, 85 para embarcaciones de gran eslora, un área de mantenimiento y reparación de embarcaciones así como una superficie comercial de más de 5.500 metros cuadrados.

Este traspaso de Artá sigue al de Pepe Jeans, concretado el pasado mes de febrero. En cartera de la gestora permanecen cinco compañías con actividad en sectores muy diversos: Ros Roca Environment, dedicada a los equipos de limpieza y recogida de basuras; Mecalux, fabricante de sistemas de almacenaje; Flex, especializada en el diseño y comercialización de colchones; Panasa, dentro del negocio del pan, bollería y pastelería congeladas, y EnCampus, residencias universitarias.

Artá entró en todas ellas a través del vehículo Deyá Capital, constituido hace siete años (en 2008) con 400 millones de euros, de los que Corporación Financiera Alba (Grupo March) aportó el 75% e inversores privados el 25% restante.

http://www.expansion.com/empresas/banca/2015/07/28/55b7c87422601d41748b45a3.html

Esta entrada fue publicada en Prensa. Guarda el enlace permanente.